Lo Último

ROMPIENDO MITOS: LAS FALSAS NOTICIAS DEL CORONAVIRUS


Así como es importante ayudar a frenar la cadena de contagio biológico, también lo es parar el contagio de información “viral” incorrecta que también puede dañar vidas, opinan especialistas en periodismo.
Habitualmente sucede que nos llega una información por Whatsapp y no estás seguro si es verdadera o no. La Organización Mundial de Salud ha desmentido en estos días varios rumores sobre el coronavirus y ha alertado de no compartir información falsa y no verificada.

Pero ¿cómo podemos distinguir lo que es falso y lo que es verdadero?



4 PASOS SENCILLOS QUE TODOS PODEMOS USAR:



1.- NO compartas nada en automático.


Puede parecer sin consecuencias el compartir algo en nuestras redes públicas o privadas, pero podemos estar contribuyendo a desinformación grave. Un aspecto crucial para evitar la proliferación de información falsa es tener una actitud de duda y escepticismo inicial. Ser más preguntones y cuestionadores ayuda. Tomate unos segundos antes de compartir y verificá con los siguientes pasos.



2.- Revisá quién es el transmisor


Puede hacer toda la diferencia que una información venga de un sitio destacado de noticias o que venga de una página desconocida. Digamos, no es lo mismo un video anónimo que The New York Times. Siempre: verificá de qué página o cuenta de redes sociales viene. ¿Es confiable? ¿Conocida?
Si es un reenvío de alguien de Whatsapp, ¿conocés a la persona que lo envío? ¿conoce él o ella a quién lo envío inicialmente o solo le llegó también?



3.- Identificá la fuente original de la información


Al final, lo más importante no es el transmisor sino quién es la fuente original de la información. Es decir, en dónde se generó de raíz. Por ejemplo, si yo veo una noticia que dice ‘científicos dicen que…’ lo que debo buscar en la nota es quiénes son esos científicos, de qué país y universidad son y exactamente qué dijeron, más allá del título llamativo o no.

También debo distinguir hechos de opiniones. Debo analizar si lo que me compartieron es la opinión de alguien, por ejemplo, un columnista o editorialista, o ahora un youtuber o influencer, o es algo basado en datos duros generados por una autoridad, ONG, universidad, etc.



4.- Confirmá la información en los sitios oficiales de la fuente


Al final, lo mejor es ir SIEMPRE a las fuentes originales. Gracias a Google y a Internet esto es ahora más fácil que nunca. Tomate unos segundos y andá a las página y perfiles oficiales de la supuesta fuente de información. Si una información dice que el presidente dijo algo, hoy en día es muy fácil buscar el discurso original del presidente y comprobarlo.



DESPUÉS DE ESO, AHORA SÍ, A COMPARTIR

Si ya te tomaste estos segundos para verificar que la información es real y seria, compartí. Pero si no o no tuviste tiempo mejor abstenete de compartir.


Es muy importante que como sociedad aprendamos a distinguir la información confiable de la que no lo es: en momentos sociales como este es vital que evitemos “sembrar el miedo” de manera voluntaria o involuntaria.