ULTIMO MOMENTO

Radio Sudestada Balcarce - El Sudeste en la web

Política

[getBlock results="1" label="Política" type="block2"]

CEMENTERIO DE BALCARCE: PREOCUPANTE ESTADO DE ABANDONO


El cementerio municipal de la ciudad de Balcarce, obra del arquitecto Francisco Salamone y declarado en 2001 "Patrimonio Cultural de la provincia de Buenos Aires" junto al resto de las construcciones realizadas por este pionero nacido en Italia y criado desde niño en Argentina, se encuentra por estos días en un notorio estado de abandono: desde la falta de mantenimiento en la estructura de la edificación, hasta lápidas y cruces rotas generan una imagen casi tenebrosa.







Originalmente el cementerio local data de 1875, pero no fue hasta el año 1936 que la necrópolis tuvo la transformación de su frente gracias a la imponente obra de Salamone. Por esos años, el arquitecto realizó una serie de obras estructurales de carácter institucional: entre 1936 y 1938 plasmó en nuestra ciudad, además del cementerio, la construcción de la Escuela Normal Rural, el Matadero Municipal, las delegaciones municipales de San Agustín y Los Pinos, y la decoración de las cuatro plazoletas que rodean a la Plaza Libertad. Además es imposible dejar de considerar la emblemática "Torta", la estructura central de la plaza que abrazaba al Monumento a la República, culminada en 1936 y destruida en 1945 por la insensatez que generaron las ideologías políticas enfrentadas.








Más allá de la responsabilidad insoslayable del Municipio que debería realizar un esfuerzo para mantener semejante patrimonio en condiciones decentes, lo cierto es que muchos particulares contribuyen al abandono en que se encuentra el cementerio de Balcarce, ya que al día de hoy se observan muchos sepulcros donde es evidente que nadie los mantiene desde hace mucho tiempo. Desde canillas perdiendo agua hasta paredes desgarradas por falta de mantenimiento, quien visite el lugar podrá apreciar, más allá de la situación que lo lleve hasta allí, un panorama desolador.







Tal vez sería una buena iniciativa considerar entre todos la importancia de mantener una de las obras de arte que marcaron las décadas del 30 al 50 en la provincia, además del respeto que merecen quienes descansan eternamente allí.