Lo Último

INFORME SOBRE EL IMPACTO DE LA VIRTUALIZACIÓN EN LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA


La Federación de Docentes de las Universidades (FEDUN) y el Centro de Estudios Atenea detallaron hoy en un informe preliminar el impacto de la virtualización en la educación del sector y los desafíos que enfrentan las casas de altos estudios de todo el país al tener que adaptarse de forma forzosa a la modalidad a distancia.

"La repentina necesidad de encarar planes de contingencia que permitiesen continuar las cursadas a través de entornos virtuales en muy poco tiempo generó y continúa generando innumerables problemas, no obstante el enorme esfuerzo que los docentes realizan para sobrellevar la situación de la mejor manera y sin afectar la calidad, siempre apostando a mantener la inclusión social", indicó el estudio.

Atenea y la FEDUN ofrecieron un panorama del impacto que la virtualización forzosa tiene sobre los casi dos millones de estudiantes y los 141 mil docentes de la educación superior universitaria para explicar "la situación a fin de proporcionar elementos para adoptar decisiones y medidas paliativas", indicó un comunicado.

El estudio relevó datos de las Universidades Nacionales de Tucumán (noroeste), del Nordeste, de Cuyo, del Comahue (Patagonia) y de Buenos Aires y La Matanza, y expuso "la problemática de calidad y velocidad de la conexión local, que difiere según la región", puntualizó el titular del gremio universitario, Daniel Ricci.

"En el noreste las conexiones de banda ancha por cada 100 hogares se ubica en torno a 35,20 menos que en el promedio nacional y apenas un tercio de la cantidad de conexiones fijas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). La velocidad en el norte es también menor, ya que el promedio de provincias como Formosa (15) es duplicado por la de Buenos Aires (30) y casi triplicado por la de la Capital Federal (44). Es más complejo al analizar la disponibilidad de computadoras en los hogares. Otra vez las regiones con mayores recursos son Gran Buenos Aires, la zona pampeana y Cuyo”, subrayó el dirigente sindical. 

Los problemas se producen en especial entre los estudiantes porque hay "severas desigualdades", ya que no todos pueden acceder a las clases virtuales o realizar los trabajos solicitados, ya que no tienen tecnología o conectividad adecuada. 

"La brecha tecnológica castiga doblemente a los estudiantes provenientes de hogares pobres. Por ello, algunas universidades procuran entregar becas de conectividad a quienes tienen dificultades para acceder a internet", añadió.

Además, la interrupción de las clases afectó a los estudiantes que realizaban sus residencias o transitaban trayectos prácticos hacia el final de sus carreras.

En relación con las posibilidades de capacitación docente, el estudio relevó varias iniciativas para adaptar los contenidos por parte de los docentes universitarios a la modalidad a distancia, pero no se hallaron lineamientos que permitieran indicar qué aspectos de la currícula tenían mayores obstáculos para la adaptación virtual u orientaciones con mayor nivel de profundidad para implementar esa transposición.

Además, al ser virtuales esas capacitaciones se obliga a los docentes a permanecer más horas frente a la computadora, lo que acrecienta la carga horaria, concluyó.