Lo Último

INFORMACION CORONAVIRUS EN BALCARCE - Casos confirmados: 2 - Casos sospechosos: 1 - Personas en aislamiento: 28 - Casos recuperados: 1 - Ultima actualización: 08/07/20 08:50 Hs. - Datos proporcionados por la Municipalidad de Balcarce.

Coronavirus

Regionales

BUENOS DÍAS, BUENAS TARDES Y BUENAS NOCHES

El concejal utilizó un poco eficaz mecanismo de comunicación y se lo hicieron notar.



El título, que hace alusión a la frase que repetía Jim Carrey cada mañana en la película "The Truman show" (una ficción donde el protagonista creía que vivía una vida real y sólo era manipulado en una realidad fabricada), parece perfecto para imaginarse a Sebastián Pinilla en ese papel. A juzgar por cómo se dieron los hechos las últimas horas, suponemos que la realidad, la verdadera, lo hizo volver para atrás y darse cuenta de que no todo se puede contener en la burbuja mediática.

Pinilla es sin dudas uno de los más avezados y duchos defensores de Esteban Reino, no sólo de su gestión como intendente de Balcarce sino de su persona, cuando alguien se "atreve" a cuestionarlo. Nacido desde lo más puro del PRO, cuenta con una cintura para salir airoso de acalorados debates, además de una verborragia digna de un intérprete de trap y rap.

Pero esta semana cometió un error, casi ingenuo e inocente, tal vez sobrealimentado por la incuria del periodismo local. Pero los internautas, la "gente real", no se lo perdonaron. En su cuenta de Facebook hizo durante el mediodía de ayer un repaso de la gestión municipal que él acompaña y representa, con alguno que otro dato inflado, pero sin salirse de lo que se podría considerar "standard" en la contienda política mediática.

Tal vez envalentonado por la repercusión relativamente positiva que tuvo este mensaje, Pinilla fue por más. Probablemente disfrutando que se preparaba a dar el "golpe de gracia". Sin embargo, en su afán de herir con su lengua filosa (o teclado chispeante, en este caso) cometió el error más infantil que puede cometer una persona de la política: involucrar en "la rosca" a gente que nada tiene que ver con las contiendas partidarias, mucho menos aún si ni siquiera tienen participación alguna en el mundillo de la política. E inmediatamente se lo hicieron saber.

Entre algunos comentarios que aseguraban que "se le había ido un poquito la mano" hasta algún insulto, Pinilla decidió borrar el post de Facebook donde aseguraba que "El móvil (policial) se lo sacan a Melina Briz, al Negrito Aguirre y a Nicolas Bagazzette, todos vecinos balcarceños vilmente asesinados", en referencia a un patrullero que era utilizado en funciones en Balcarce y debió ser enviado a La Matanza.

Lo que realmente no se entiende es si el concejal fue consciente, mientras escribía eso, de la  tremenda brutalidad que contiene ese mensaje y no le importó. O tal vez fue por un desahogo que redactó eso en un momento de enojo y no midió las consecuencias. O si pensó que pasaría inadvertido.

Lo que no previó Pinilla, el Truman de esta historia, es que el periodismo local por mostrar su eficiencia teniendo la primicia (¿y mostrar su lealtad?) levantaron casi al instante el texto de las apreciaciones que el edil expuso en su red personal, y al momento ya estaba en boca y oídos de todo el mundo. Pero no justamente con elogios.

Las familias mencionadas en la venenosa exposición del edil de PRO fueron los primeros en sentir la humillación por sentirse en medio de una batalla que nada tiene que ver con el dolor que ya tuvieron que atravesar oportunamente al perder a un ser querido, algunos en las circunstancias más violentas y dolorosas que se puedan imaginar. Nuestro Truman seguro imaginó que su posteo sólo era un chispazo, lo que no midió fue la cantidad de pólvora que había a su alrededor.

Lo que queda de todo esto como análisis es que a nivel local no existe la repregunta. Porque no debemos hacerla nosotros, en todo caso los alcahuetes de turno que cedieron y usaron sus espacios para congraciarse con el macrismo local podrían pedir las explicaciones. Pero no lo van a hacer.

Por último, a quien lea estas líneas, sabrán que no estamos "al salto" del último hecho policial, o detrás de temas que interesan a unos pocos. Si por algo nos destacamos es por decir lo que creemos sin que nadie nos tenga que corregir ni un concepto. Y lo que creemos con seguridad es que en nuestra ciudad existe una triste complicidad entre medios y poder de turno, sobre todo si no es del peronismo.

Dicho todo esto, como diría Truman, "por si no nos volvemos a ver buenos días, buenas tardes y buenas noches".